Esta semana en People who inspire, Sara Holgado nos da 5 consejos para encontrar un trabajo que te haga feliz. Además, ha querido compartir su historia.

This week in People who inspire, Sara Holgado gives us 5 tips to find a job that makes you happy. Moreover, she has been willing to share her story.

7928ea43-bd34-4873-aa09-05ef852049d2 (3)

Flag_of_Spain_(Civil).svg Estos son los 5 consejos de Sara Holgado para encontrar tu vocación o aquel trabajo que te haga feliz:

  1. Un máster u otro tipo de estudios no es la solución a tus dudas.
  2. Probar varios trabajos.
  3. Registrarte en todas las páginas de empleo y aceptar oportunidades, aunque signifique tener que desplazarse a otras ciudades o incluso países.
  4. No tener miedo al futuro y perseguir aquello que te haga feliz.
  5. Y sobre todo, no conformarse con lo que no te termina de convencer simplemente porque hay que hacer algo.

Y esta es su historia…

Mi nombre es Sara Holgado, tengo 23 años y me gradué en Traducción e Interpretación por la UAM en mayo del 2017. Actualmente trabajo como traductora y correctora para una empresa del sector educativo en Madrid.

¿Qué pasó cuando terminaste la carrera?

Lo cierto es que después de terminar la carrera no es oro todo lo que reluce. Lo digo así, directamente y sin anestesia. Sin embargo, no quiero que penséis que se acaba el mundo cuando acabas los estudios: también he descubierto una parte positiva en todo esto. Cuando salí de la Universidad súper emocionada y dispuesta a ponerme el mundo por montera después de cinco años estudiando la carrera (o más bien debería decir las carreras, porque ¡madre mía las vueltas que di hasta encontrar la que me gustaba!), solo pretendía disfrutar de unas merecidas vacaciones de verano sin darle muchas vueltas a mi futuro. Fue misión imposible y acabé más agobiada de lo que había estado en toda mi vida sin tener ni la más mínima de idea de qué haría cuando llegara septiembre. Todos mis compañeros parecían tener clarísimo cuál sería su futuro: estudiar un máster en España o en el extranjero, hacer prácticas relacionadas con la carrera, tomarse un año sabático y trabajar de lo que fuera para poder viajar y disfrutar de la vida, hacer voluntariados, estudiar otra carrera… Tal y como está la cosa, creo que ninguno nos planteábamos encontrar trabajo relacionado con el grado.

¿Por qué estabas tan agobiada?

Por la incertidumbre con respecto a mi futuro. Pasaban las semanas y mi nerviosismo aumentaba: veía que todos tenían un plan y yo no. La presión que sentía era insoportable. Cada vez que hablaba con alguien del tema, le pedía opinión sobre qué debería hacer. Mis padres, cuyos consejos he valorado siempre muchísimo, me dijeron que fuera directamente al máster. Sí, genial, pero ¿a cuál? Perdí la cuenta de las veces que me puse a investigar sobre másteres en universidades españolas y europeas y de las listas que hice con las asignaturas, las fechas y los precios de cada uno. Además, todos los másteres de este ámbito profesional cuentan con una prueba de acceso que no es precisamente fácil, por lo que aún es más difícil conseguir ser aceptado en cualquiera de ellos. Al final, di con un máster que no me desagradaba y cuyas asignaturas me parecían interesantes.

¿Por qué te decidiste por ese y no por otro?

Ya se sabe que Internet es una fuente inagotable de información e investigando mucho conseguí hacerme una idea de la «información técnica» del máster, pero era una tarea casi imposible llegar a lo que de verdad me importaba: las opiniones de quienes ya habían cursado esos estudios, es decir, la realidad. Por eso, un día me levanté y, aun sabiendo que mi pregunta era muy específica y que la plataforma Modum estaba empezando, lancé mi duda en su página de Facebook. Quería saber si merecía la pena o no estudiarlo. La sorpresa llegó cuando contestó a mi publicación una chica que había estudiado la misma carrera que yo pero en la universidad donde se imparte el máster. Me comentó que sus profesores no le habían recomendado el máster que a mí me interesaba no porque no fuera bueno, sino porque estaba orientado a otro tipo de alumnos, era muy similar a la carrera que ambas habíamos estudiado y podría resultarme muy repetitivo. Sí les sería muy útil a personas que no hubieran estudiado el grado de Traducción e Interpretación y no tuvieran muchas conocimientos sobre este ámbito. Así, gracias a Modum, pude ponerme en contacto con esta chica y, para bien o para mal, salir del mar de dudas que tenía con respecto a ese máster, algo que no había conseguido en ningún otro lugar de Internet.

¿Al final qué decisión tomaste?

Por supuesto, no quería malgastar el dinero ni un año de mi vida, pero, por culpa de esa presión de la que hablaba antes y sin estar en absoluto convencida de que quería hacer eso, desesperada me inscribí en el máster de Sevilla pensando que algo aprendería. Me intentaba autoconvencer de que al menos tendría un plan para el próximo curso y no estaría de brazos cruzados.

Sin embargo, no penséis que con esto se acabó mi problema: por supuesto, seguía dándole vueltas al tema de mi futuro más allá de septiembre. Resulta que una amiga que conocí durante mi Erasmus regresó a Alemania para vivir allí durante una temporada. Me gustó la idea de marcharme con ella y seguir mejorando mi nivel de alemán, así que lo consideré seriamente. Para entonces, ya era agosto y mis padres a menudo me preguntaban si ya tenía algo decidido (aún no les había contado lo del máster). Yo cada día les comentaba una idea distinta y ellos me miraban con cara de «hija, no tienes ni pajolera idea de lo quieres en esta vida». Tenían razón, ¿para qué engañaros?

Ósea que Sevilla…

¡Qué va! Yo siempre he estado registrada en todas las páginas web de búsqueda de empleo que conozco y siempre, siempre he solicitado todas las ofertas que me gustaban. He de confesar que nunca me consideraba la candidata perfecta para ninguno de ellos y con razón, porque no me llamaban. Aun así, tenía siempre una mínima esperanza. El caso es que un día sí me llamaron de una de esas ofertas que solicité  allá por julio del 2017. Yo ya ni recordaba para qué empresa era, pero resultó ser una empresa de traducción de Granada. GRANADA. Mis padres fliparon cuando les dije que iría, haría la prueba (pesando que me iba a dar el paseo en balde) y, esa misma tarde, volvería a Madrid. Justo antes de montar en el tren de vuelta, me llamaron de la empresa para decirme que había pasado la prueba y que empezaría a trabajar con ellos una semana después. Así que cogí mis bártulos y me mudé a Granada. Estando ya allí me enteré de que había sido admitida en el máster de Sevilla, pero, sinceramente, la perspectiva de estar en el mundo real y aprender todo lo que desgraciadamente no me habían enseñado durante la carrera me agradaba mucho más que pasar otro año estudiando sin tener muy claro qué haría después. Estaba deseando aprender todo lo que pudiera del mundo laboral. Total, si en cualquier momento quiero seguir estudiando, siempre estoy a tiempo de matricularme.

Pero tú ahora estás en Madrid…

Ya instalada completamente en Granada, yo seguía mirando las ofertas de empleo como quien no quiere la cosa y solicité uno en una empresa de Madrid. No estaba para nada mal en Granada, pero ¡ay, mi Madrid! De todas formas, allí tenía trabajo de lo que había estudiado y pensaba quedarme a vivir el tiempo que hiciera falta. Un día, cuando estaba en la oficina, me llamaron para decirme que pensaban que era una buena candidata para el puesto de traductora y correctora que tenían vacante. Vine a Madrid, hice la prueba y regresé a Granada pensando que había sido un desastre porque yo no sabía nada de corrección de textos. ¡Pues resulta que me contrataron! Otra vez cogí mis bártulos y vine de vuelta Madrid. Ni que decir tiene que a mi padre casi le da algo cuando le dije que tenían que irme a buscar con el coche y hacerse más de 800 kilómetros en un fin de semana para ayudarme con las cosas. Sin embargo, mis padres querían que yo hiciera lo que realmente consideraba que era bueno para mí, y que, por encima de todo, fuera feliz. Siempre les estaré agradecida por ello.

Al parecer, la presión que tanto sentía en verano no era más que la que yo misma me provocaba. Ahora lo veo como una tontería que me quitó inútilmente más de una noche de sueño y, además, me he dado cuenta de que la Vida es sabia. Sí, aunque suene mucho a libro de autoayuda, la Vida te va guiando hacia lo que tienes que hacer en ella. Probablemente, si yo hubiera ido a Sevilla desde un principio, en unos meses habría terminado el máster; de eso no tengo la menor duda. Tampoco dudo de que, tras acabarlo, habría vuelto al mismo punto de no saber qué hacer.Y yo estaré eternamente agradecida tanto a esta empresa como a la de Granada por haberme dado la oportunidad de demostrar que estoy capacitada para sacar adelante el trabajo. Tengo aún muchísimo que aprender y tengo tantas ganas de empaparme de todo que nunca digo que no a nada que me proponen, al contrario: siempre les digo que me enseñen y que lo hago encantadísima.

¿Algún consejo para quienes estén leyendo esto?

Con toda esta historia tan larga que acabo de contar quiero deciros que no hay que tenerle miedo al futuro. Pase lo que pase, hay que perseguir aquello que nos haga felices, da igual que se tarde en encontrarlo semanas, meses o años. No hay que conformarse con lo que no nos termina de convencer simplemente porque hay que hacer algo. Lo peor que le puede pasar a cualquiera es estudiar por obligación. Aprender y formarse laboralmente es algo que tiene que llenar el corazón y, si no lo hace, es porque aún no se ha encontrado realmente la vocación. Pero tranquilos: nunca es tarde para seguir buscando porque el que busca con ganas siempre, siempre encuentra.

Esta es la experiencia de Sara. ¿Añadiríais algún consejo a su lista? Podéis dejar un comentario al final del post. Estamos deseando conocer todos vuestros consejos, experiencias y opiniones 🙂

1885.1.png

260px-Bandera-de-inglaterra-400x240 Here are the 5 tips of Sara Holgado to find your vocation or a job that makes you happy :

  1. Studying a master or another kind of study is not the solution to your questions.
  2. To try several jobs.
  3. To register in all job web pages.
  4. Not being afraid of the future and go after what makes you happy.
  5. And above all, not settling for something that does not make you 100% happy.

And this is her story…

My name is Sara Holgado and I am 23 years old. I got my degree in Translation and interpretation from UAM last June. I am currently working as a translator and corrector for a company in the education field in Madrid.

What happened when you finished the bachelor?

The truth is that when you finish the bachelor all that glitters is not gold. However, I don’t want you to think that everything is done when you finish your studies: During all this time I discovered a positive side. When I finished university I was super excited and willing to take on the world after 5 years studying the bachelor (or I should say the bachelors, because it was hard to find the one I liked!!), I just wanted to enjoy some well-deserved holidays, not thinking of my future. Nevertheless, it was a tough task. I was more stressed than ever, and I had no idea about what I was going to do in September. All my classmates seemed to be clear about their future: study a master in Spain or abroad, to do an internship in relation with the bachelor, to take a gap year, to work just to travel and enjoy life, to work as a volunteer for some time, to study another bachelor…But the way it stands right now, I think that any of us thought of finding a job in relation with the bachelor.

Why were you so stressed?

The reason was the uncertainty regarding my future. The weeks passed by and my nervousness was increasing: I saw they all had a plan and I didn’t. The pressure I felt was unbearable. Every time I talked to someone about the subject, I asked for advice about what I had to do. My parents, whose advice I have always taken into consideration, suggested that I studied a masters. Great!!!  But, which master? I don’t know how many times I was searching masters in Spain and in Europe and the lists I created with the subjects, the dates and the prices of each one. Moreover, all the masters of this professional field have an entrance exam which is not easy, so it is quite difficult to get accepted. In the end I found a master I liked and its subjects were quite interesting.

Why did you choose that one?

As you know, internet is an endless source of information. I was searching a lot and I got to have some «technical information about this master», but it was a difficult task to get the opinions from people who have already studied this master. That’s the reason why I got up one day, knowing that my question was so specific and that Modum platform was starting, I launched my question on their Facebook page. I wanted to know if it master was worth studying .The surprise came when a girl, who had studied the same bachelor as I did, but at the university where I was supposed to study the master, answered my question. She told me that her teacher had not recommended this one. The reason was not that it was not good, because it was oriented to other kind of students. It was quite similar to the bachelor we had studied, so it could seem quite repetitive. It would be useful for those students who had not studied the bachelor on Translation and interpretation before and those who don’t have a lot of knowledge about the field. So, thanks to Modum, I got in touch with this girl. For better or worse, I solved all my questions about this master, something I didn’t find anywhere else.

What decision did you take in the end?

I didn’t want to waste money or one year of my life. However, even though I was not sure, because of that pressure, I registered in this master in Sevilla. I thought that I would learn something for sure. I was trying to convince myself that I would have a plan for at least the following year and I would not be doing anything.

However, my problem did not finish here. I went on thinking about my future beyond September. It happens that a friend, I met during my Erasmus, was going to come back to Germany to live for a while. I liked the idea of going there with her and go on improving my German skills, so I seriously considered it. At that time, it was already August and my parents often asked me if I had already decided anything (I hadn’t told them about the master). I told them a new idea almost every day and they knew that I had no idea about what i wanted in life. They were right; I won’t deny that.

So you went to Sevilla…

I have always been registered in all job web pages I know and I have always applied for all the job offers I liked. I should say that I have never considered myself as the perfect candidate for any of these opportunities. I was right, because they did not call me. Even so, I always had a little hope. The thing is that one day they called me from one of these job offers I applied for in July 2017. I did not remember the company, but it turned out that it was a translation company in Granada. GRANADA!!! My parents were amazed when I told them that I was going to go, do the test (thinking that I was going to go there for nothing) and I would go back to Madrid the same afternoon. Just before taking the train back, they called me and told me that I had passed the test and I would start working one week after. So, I packed up and I moved to Granada. Being there, I found that I had been admitted to Master in Sevilla. However, I wanted to get the perspective of being in the real world and learn all the things I hadn’t learnt during my bachelor. I liked more this plan than the idea of going on studying and not being sure about what I was going to do after. And whenever I want, I can always go on studying.

But now you are in Madrid…

Once I was in Granada, I went on looking for job opportunities and I applied for an offer in Madrid. I was not uncomfortable at all in Granada, but Madrid is Madrid!! In any case, I had a job there as translator and I thought of staying there as much time as I needed. One day, when I was in the office, I received a call from a company for a position as translator and corrector in Madrid. I went to Madrid, I did the test and I went back to Granada, thinking that it had been a disaster, as I had no idea about test correction. It happens that I was hired! I packed up again and I came back to Madrid. My father almost passed out when I told him that he had to come back again to Granada to help me bring all things back. Nevertheless, my parents wanted me to be happy and do what I really wanted to. I will always be grateful for it!

And apparently, this pressure I had in summer was caused by myself. Now I just see it like a meaningless stress that kept me up . It may sound like a self-help book, but life will always guide you to where you need to be. Probably, if I had gone to Seville in the very beginning, I would have finished the master in some months, I have no doubt about it. I don’t doubt either that, after finishing it, I would be in the same situation.

I am writing from my new job in Madrid where I couldnt be happier. I am so happy to have made this change. Now I really love coming to work. Here my days really fly by. Everybody is amazed that I am just 23 years old and I have been hired just right after University. And I will be eternally grateful to this company as well as the company in Granada for providing me the opportunity to show that I am able to get the job done. I still have plenty of things to learn. I am looking forward to learning that this is the reason why I never say ‘no’ to anything they suggest me. On the contrary, I always ask them to teach me and I am happy to do it.

Any advice for those who are reading this text?

Through this story, I just want to say that we shouldn’t be afraid of the future. Whatever happens, we have to follow what makes us happy, it doesn’t matter how long it takes to find it… weeks, months or years. We shouldn’t settle for something that does not make completely happy, just because we have to do something. The worst thing that we can do is study something we don’t like. The tasks we do should really grab our heart, if it is not like this; it is just because we haven’t found our vocation yet. But take it easy: it is never late to look for our vocation, because who looks for it, always finds it.

This is Sara’s experience. Would you add any tip to her list? We are looking forward  to hearing all your suggestions. Leave a comment below and share your insights 🙂

 

3 comentarios

  1. Hola!! Soy Sofía, estudiante de 4 grado de traducción e interpretación. La verdad es que me encuentro en la misma situación en la que se encontraba Sara… ni idea de lo que hacer el año que viene jaja. Estoy haciendo prácticas en una empresa de traducción pero no sé cuánto durará. Me gustaría que m contase un poco más sobre su experiencia al buscar ofertas y por qué páginas se ha movido para hacerme una idea 🙂 espero no ser una molestia!!! Un saludo

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡Hola, Sofía!

    Gracias por leer mi historia y bienvenida a Modum. 🙂

    En primer lugar, no te agobies ni te desesperes con la situación, porque encontrarás una solución seguro.

    Para responder a tu duda sobre dónde buscar ofertas de trabajo, me gustaría que fueras consciente de la cantidad de páginas web y plataformas que hay en Internet destinadas a este fin. Además, nunca se sabe dónde puede surgir una oportunidad. Yo solo te puedo nombrar algunas que he consultado, pero ya te digo que hay un montón más.

    – La típica y conocidísima por todo el planeta, creo yo, es InfoJobs, aunque aquí hay más “paja”. De este estilo hay un montón, la verdad, aunque no viene mal ir viendo el panorama en varios sitios e ir tanteando la demanda en el sector. Otra del estilo es Adecco, en la que he solicitado varios puestos.

    – Por supuesto, creo que es fundamental contar con un perfil de LinkedIn. Aunque parezca una tontería de red social, si completas los datos correctamente, es una forma para que las empresas te vean sin tener que solicitar ninguna oferta de trabajo previamente. Si ven tu perfil y encaja con lo que buscan, serán ellas quienes se pongan en contacto contigo. También puedes buscar directamente y solicitar las ofertas que te interesen, porque suele haber bastantes para traductores en plantilla, por ejemplo.

    – Otra muy útil y que a mí me ha servido para encontrar tanto el trabajo de Granada como el de Madrid es la plataforma Ícaro. Se trata de una bolsa de empleo y prácticas en la que creas tu perfil y las empresas que están inscritas publican sus ofertas. Está orientado a prácticas para universitarios y empleos para graduados y recién graduados. Yo me inscribí a través de la UAM, pero en ella participan más universidades del país, por lo que se trata de ofertas a nivel nacional. Por otro lado y a través de Ícaro, conocí la agencia de colocación de la Universidad de Granada, en la que tuve que inscribirme para solicitar el puesto que posteriormente me concedieron.

    Algo que tienes que tener en cuenta y que algunos graduados en nuestra carrera desconocen es que para este tipo de empleos suelen hacer unas pruebas para comprobar tus conocimientos de traducción, revisión, corrección, etc. A pesar de esto, no te desanimes, porque nunca se deja de aprender y de mejorar.

    Por supuesto, para todo esto hace falta mucha paciencia y ganas de encontrar un trabajo. Es una tarea bastante tediosa, pero, cuantas más ofertas solicites, más posibilidades tienes. Nunca, nunca pienses que es una pérdida de tiempo darle al botón de solicitar porque creas que no cumples los requisitos o habrá otros candidatos “mejores” que tú. No estás dentro de la empresa ni dentro de la cabeza de la persona encargada del proceso de selección, por lo que no conoces cuáles son las necesidades y motivaciones que hay detrás de la contratación. Ante la duda, solicita el puesto. Lo más probable es que te apuntes a muchas ofertas antes de que te llamen, pero, una vez entres en el mundo laboral, aunque no sea donde, cuando y como te gustaría, es mucho más fácil cambiar de puesto e ir mejorando.

    Espero que te haya resultado útil mi respuesta y que no dejes de participar en Modum en el futuro.

    ¡Hasta pronto!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s